Galerías especiales

Anna Maccagno

- A +

Anna Marcella Laura, hija de Giuseppe Cotroneo y Assunta Bartolani, nace el 23 de enero1 de 1918, en Roma. Giuseppe nació en Calabria, al sur de Italia, llegó a Roma después de producido el terrible terremoto de 1908, en el cual falleciera su primera
esposa, quien era sobrina de Luigi Pirandello. En Roma, conoció a Assunta con quien se casó y tuvieron cuatro hijos: Anna, Maria Vittoria, Mario y Nino. La familia vivió durante mucho tiempo en Piazza Farnese N° 44, en el espléndido edificio Palacio del Gallo di Roccagiovine. El edificio, construido el año 1500 y restaurado por Alessandro Specchi, tiene en su interior una hermosa escalera cuyo diseño se cuenta era de Bernini. A Anna le gustaba muchísimo. Allí vivió y creció, siendo bautizada en San Pedro por un Monseñor amigo de la familia.

Posteriormente vivieron en el barrio Prati en la calle delle Milizie. Su niñez y juventud transcurrieron en la época del fascismo.

Estudia en el Colegio Regina Vittoria para ser maestra, entre 1932 y 1939. Enseñó en Suiza y Budapest en escuelas dirigidas por italianos.

Entre Anna y Maria Vittoria, una brillante pianista, siempre hubo una relación muy estrecha. Mario y Nino trabajaron, como el padre, en el Ministerio de Marina. Todos fueron antifascistas declarados y la familia sufrió mucho cuando a Mario lo encarcelaron
por haber manifestado a un compañero su duda de que Italia pudiese salir victoriosa de la guerra.

Terminada la segunda guerra mundial. Anna y Maria Vittoria se casaron. Maria Vittoria con Johnny Drake y fue a vivir a Inglaterra, donde su esposo trabajaba en el cine.

Anna conoció a Emilio Maccagno2, quien sería su compañero de toda la vida, en Roma, y se casaron el 27 de junio de 1945 en la iglesia Regina Apostolorum, parroquia de Anna, ubicada en la calle Giuseppe Ferrari, detrás de la casa donde vivía toda su
familia. El recibimiento de la boda lo hicieron en el histórico Cafe Greco3 de la calle Condotti.

En 1946, finalizada la guerra, partirían hacia el Perú en el buque español El Cabo de Buena Esperanza. Emilio era integrante de la delegación diplomática y ya habían permanecido seis años en Lima cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia lo
destinó a otro país, a elegir entre Rusia, Checoslovaquia o Polonia y como su juventud la habían vivido en plena guerra ya no querían vivir en esas naciones.

Entonces Emilio solicitó un año de licencia para considerar si continuaba o no la carrera diplomática. Finalmente, decidieron regresar por su cuenta a Lima, ciudad de la que se habían enamorado.

Anna trabajó en el Colegio Raimondi, entonces en reorganización, y luego para la firma Olivetti; Emilio, su marido, como director de la galería de arte del Banco Continental.

En 1952 Anna, quien hacía escultura en forma autodidacta, se inscribió en la Escuela de Artes Plásticas de la Pontificia Universidad Católica del Perú, culminando sus estudios en 1956. Cuenta ella que Adolfo Winternitz, fundador de la Escuela, a pesar de no ser escultor fue un magnífico maestro porque tenía como base una filosofía que interesaba y proyectaba hacia cualquiera que pudiera hacer arte. En los cuatro años que cursa obtiene los premios de clausura, así como primeros premios en los concursos promovidos con ocasión de la Semana Universitaria.

Terminados los estudios regresa a Europa, por un período de dos años, para estudiar nuevas técnicas y nuevos materiales, los cuales aplicaría después en la enseñanza. Consideraba que en el Perú a pesar de tener una histona muy rica en sus culturas desde la época precolombina, con una cerámica cuyas formas podían inspirar la escultura, ésta se había quedado rezagada y su anhelo al retomar a nuestro país fue reivindicarla.

En 1965 el profesor Winternitz la incorpora a la plana docente de la Escuela, llegando a desempeñarse como Subdirectora.

Comenzó su labor en la enseñanza con dos o tres horas a la semana y poco a poco fue dedicándole más tiempo hasta darle la estructura completa al taller de escultura.

El taller empezó en un pequeño patio de 16 metros cuadrados en un local que la Escuela tenía en la avenida Arequipa para luego pasar al Fundo Pando en 1969. Allí inició su labor con el modelado de figura humana y después se empeñó en que la universidad le fuera proporcionando los elementos necesarios para implementar, con maquinarias, un taller moderno que le permitiría tratar nuevas técnicas y nuevos materiales.

El trabajo comenzó modestamente, casi como una tarea familiar, con muchos deseos de trabajar. De allí salieron Susana Rosselló, César Campos y otros que después se fueron alejando. El número de estudiantes interesados en el taller fue aumentando y siempre conservaba y animaba el espíritu del trabajo en equipo. Con ella estaba César Campos, Susana Rosselló, Raúl Cuba, Marta Cisneros, Johanna Hamann, Sonia Prager y los más jóvenes que se desempeñaban como jefes de práctica.

Consideraba que el primer deber de un maestro es no invadir nunca la personalidad del alumno, conocerlo como una persona querida, ayudándolo a ver y aconsejándolo, invitándolo siempre a efectuar un estudio introspectivo y animándolo a sacar lo que tiene adentro, nunca dando soluciones y respetando la personalidad de cada uno. Como dijera Susana Rosselló: «Para mí, Anna Maccagno es sinónimo del verdadero maestro: Aquel que sabe conducir a sus discípulos por el camino de la verdadera búsqueda, evaluación y expresión de su verdad esencial.»4

Anna, con sencillez y tenacidad, contribuyó a la formación de varias generaciones de escultores y artistas, renovando y vigorizando la escultura peruana contemporánea.

El trabajo artístico de Anna Maccagno se destaca por el gran aliento de sus obras, muchas de temas religiosos: La Virgen con Niño de 3 metros de alto, la Virgen de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de 4 metros, el Mural del Banco Continental de 2 metros treinta, el San Francisco de Asís de la parroquia San Antonio de Padua de 3       metros cuarenta, el Ábside del Nuevo Santuario de Paita de veinte metros cuadrados, el Ábside del Santuario de Nuestra Señora del Huayco, en Guaranda, Ecuador, de casi 30 metros cuadrados. Dejó la actividad escultórica a partir del año 1987 como consecuencia de una tendinitis que sufriera en la realización de los trabajos en Guaranda. Su obra escultórica está en colecciones particulares en Italia, Alemania, Estados Unidos y Francia.

Entre los cargos y distinciones que recibiera podemos resaltar los siguientes:

- En 19805, es nombrada como primer Jefe del Departamento Académico de Arte6, función que desempeña hasta 1988.

- En 1981 es promovida a Profesor Principal.

- En 1990 es representante del Perú en el Encuentro Regional sobre Formación de las Artes Plásticas en América Latina y El Caribe, organizado por la UNESCO. Allí sustenta el tema sobre la Situación Actual de la Formación en las Artes Plásticas en
América Latina y El Caribe
.

- En 1993 el gobierno peruano le otorga las Palmas Magisteriales en el grado de Amauta7. Ese mismo año conduce el decanato de la Facultad de Arte, investidura que tendrá hasta el mes de abril del 2001, en que se jubila por motivos de salud.

-  En 1996 la República Italiana le confiere la distinción de Cavaliere Ufficiale.

- En 1997 recibe la Medalla Cívica de la Ciudad de Lima, en mérito a su obra como escultora y como formadora de artistas.

-  El 5 de marzo de 1999 se la distingue en el Homenaje a las mujeres líderes ofrecido por la Municipalidad de Miraflores.

-  El año 2000 es profesora honoraria de la Escuela Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú.

-   El 23 de mayo del 2001 la Universidad Católica le confiere el Profesorado Emérito y el 5 de octubre se le hace entrega de la medalla correspondiente.

Anna trabajó con Winternitz 28 años y desde 1993, cuando tomó la posta del decanato, trató de defender lo que él le decía: «Jamás perder el espíritu con el que fundó esta escuela, o sea criar gente que sienta el amor por el arte y que se dedique al arte con toda la fuerza de su vida: no crear gente que busque la espectacularidad, que busque el éxito fácil o que la tecnología no se vaya a comer la esencia del porqué de esta escuela.»8

«Anna Maccagno fue una mujer enamorada; enamorada fue de la belleza, el magisterio fue objeto de su amor. Y la pasión intensa que bullía en sus sentimientos se hacía cotidianamente palabra en su voz ronca y dulce, se hada acogida en su trato afable a los jóvenes que a da acudían, se hacía gesto señorial y sereno en los ademanes que acompañaban sus diálogos.»9

Anna falleció a las 7:45 p.m. del 20 de noviembre del 2001 en la Clínica Stella Maris. Sus restos físicos descansan junto a los de Emilio en el Cementerio Británico.

Finalizamos esta breve semblanza con un pensamiento que expresara en 1990:

«La escultura es un cuerpo desnudo, donde solamente lo verdadero, la esencia de lo que ella es, puede hablarnos, por eso nosotros, los escultores, tenemos que preparar el terreno con la meditación antes de construir porque es solamente a través de esta disciplina y esa fuerza que la fantasía inventa, toma forma y vida.
No hay genialidad sin fantasía.
No hay fuerza sin meditación. »10

 

  1. Anna nos contaba que el día de su nacimiento fue el 23 de enero, sin embargo, aparecía en la documentación como el 24. La celebración de su cumpleaños la realizábamos siempre el 23. De la misma forma, oficialmente sólo tenía un nombre.
  2. Emilio Michele nació en Novi Ligure, al norte de Italia, el 27 de marzo de 1910. Hijo de Giuseppe Maccagno, administrador de grandes propiedades, y Giovanna Traverso. [Agradecemos a Maria Puccinelli Maccagno por los datos que nos proporcionara en lo que respecta a la vida de Anna en su país natal.]
  3. Fundado en 1760 por el griego Nicola della Maddalena se constituyó en el punto de reunión de las más altas Winckelmann, Mendelsshon, Schopenhauer, Stendhal, Byron, Shelley, D’Annunzio, y en tiempos más recientes, Guttuso, De Chirico personalidades el mundo de la cultura, de la literatura y del arte: Giacomo Casanova, Goethe, Goldoni, Wagner, Listz, , Pascarella y Trilussa.
  4. Elvira de Gálvez. Amauta Anna Maccagno. La libertad de crear, El Comercio, 19 de setiembre de 1993, pág. C1.
  5. Elegida el 24 de enero por la Junta de Profesores del Departamento de Arte.
  6. El Departamento Académico de Arte fue creado d 21 de noviembre de 1979 mediante Resolución de Consejo Ejecutivo No 269/79.
  7. La imposición de la condecoración se llevó a cabo el día 15 de julio de 1993 en el Museo de la Nación.
  8. Entrevista de Michael Perko, 12 de noviembre de 1994.
  9. Salomón Lerner, Rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Cementerio Británico, 21 de noviembre del 2001.
  10. ¿Qué es Escultura?, Ciclo de Conferencias del Centro Cultural de la Municipalidad de Miraflores, 30 de enero de 1990.

Fuente: “Homenaje a Anna Maccagno I Simposio sobre la escultura peruana del siglo XX”, Facultad de Arte/Fondo Editorial de la Pontificia Universidad
Católica del Perú, Lima, 2003, pp. 17-21.

Términos y condiciones | Escríbanos
Pontificia Universidad Católica del Perú | Av. Universitaria 1801, San Miguel, Lima 32, Perú | Teléfono (511) 626-2000 Anexo: 000