César Delgado Barreto: un ser humano irrepetible

Homenaje
domingo 4 de abril del 2021
314 comentario2

Por: César Candela Sánchez
Profesor ordinario de la Facultad de Derecho de la PUCP

Los grandes hombres son conocidos y recordados perpetuamente por su auténtica capacidad de servicio a la Patria, al prójimo y, en especial, a los menos favorecidos.

Con inmenso dolor y pesar por la partida del profesor principal doctor César Delgado Barreto, escribo estas líneas en su honor.

César Delgado Barreto, cuando joven, partía desde su hogar de manera entusiasta a trabajar para la Acción Católica, cumpliendo las tareas que asumió como catequista, trayendo alimentos para las ollas de los más necesitados y haciendo palpable la predica del amor con el ejemplo y la acción.

Ingresó en marzo de 1946 a la Facultad de Letras de la Pontificia Universidad Católica del Perú llevando a cabo sus estudios en el local de la Plaza Francia en el Centro de Lima. Su gran capacidad de trabajo y de organización le permitieron, durante los primeros años de estudios en la Universidad, compartir su tiempo incursionando en la enseñanza a nivel escolar de las materias Historia del Perú y Geografía.

Realizó estudios de postgrado en Europa, alcanzando el Doctorado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y estudios superiores en Sociología Política en la Universidad La Sorbona de París.

Ingresó a la cátedra en la PUCP, teniendo a su cargo los cursos “Introducción al Derecho” y “Sociología del Derecho”. Años después fue nombrado como Jefe del Departamento de Estudiantes, como responsable del bienestar estudiantil, cargo desde el cual pudo plantear importantes iniciativas tales como las pensiones escalonadas en la Pontifica Universidad Católica del Perú, de la cual fue el principal artífice.

El compromiso académico y docente del doctor Delgado Barreto fue conocido también en otros claustros universitarios.

Así, recibió la invitación a desempeñarse como Profesor de Derecho Agrario y Legislación de Aguas y del sector Rural en la prestigiosa Universidad Nacional Agraria- La Molina (UNALM), donde alcanzó reconocimientos consecutivos como el mejor Profesor del año. Tiempo después llegó a desempeñarse como Secretario General de dicha Universidad.

Fue Senador de la República durante el período 1985-1990 y, desde agosto de 1988 hasta setiembre de 1989, desempeñó el cargo de Ministro de Estado en el Despacho de Justicia, responsabilidades de servicio público que ejerció de manera brillante.

Fue nombrado Embajador extraordinario, liderando la Delegación peruana para el 44°, 45° y 46° Período Ordinario de Sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, de la cual llegaría a ser su vicepresidente.

Fue Profesor Principal de la Facultad de Derecho PUCP en la especialidad de Derecho Internacional Privado y Coordinador del Área de Derecho Internacional. Asimismo, fue autor de la obra “Introducción al Derecho Internacional Privado” (tomos I, II y III), publicada por el Fondo Editorial de la PUCP.

Una preocupación permanente del doctor César Delgado Barreto fue el Perú, patria que tanto amó, el conocer sus complejidades y entender los problemas más agobiantes de la sociedad peruana, pendiente siempre de procurar soluciones solidarias, de justicia y equidad, de reformas políticas y de cambio social, constantes que modelaron su vida e intensa experiencia profesional, académica y pública.

Algo que caracterizó al doctor Delgado en todos los tiempos fue su vocación por la enseñanza y su compromiso académico por la excelencia de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

Disfrutaba mucho de la maravillosa experiencia universitaria de enseñar que lo hacía sentir muy feliz y lo hacía con generosidad humana, condición indispensable del auténtico Maestro, reflejo de la dimensión de su alma docente y como forjador de numerosas y prestigiosas generaciones de estudiantes, formadores y notables profesionales.

Fue padre de las distinguidas catedráticas doctoras María del Carmen y María Antonieta Delgado Menéndez y abuelo del distinguido catedrático doctor Milan Pejnovic Delgado.

Vivió y enseñó con la justicia, la verdad, la rigurosa puntualidad, el ejemplo, la solidaridad humana y el sentido inquebrantable del cumplimiento del deber.

Fue un estudioso constante de las transformaciones del Derecho, siguiendo fielmente los sucesos actuales nacionales e internacionales que inspiraron sus reflexiones, ponencias y artículos.

Alcanzó a comprender las honduras de los problemas de sus semejantes como ningún otro, algo que muchos llaman sabiduría y don del espíritu que se da en los hombres justos, brindando ánimo y esperanzas a sus interlocutores, a quienes dispensó su máxima atención, estando pendiente siempre de sus palabras y preocupaciones.

No se dosificaba al momento de irradiar su fuerza vital para proponer soluciones constructivas frente a la indiferencia e injusticia, lo cual le permitió vivir con paz y tranquilidad de conciencia.

Fue vitalista y encontró el optimismo en su titánica fuerza de voluntad, pundonor y sentido del deber para acometer todas las responsabilidades profesionales, académicas, públicas, sociales, llenando su inteligencia, su corazón, sus esperanzas, su tiempo, su todo, en su profundo recogimiento y fe en Cristo, siendo en Semana Santa, que el Señor lo llamó a la gloria celestial, como hombre justo y bueno.

La trayectoria y ejemplos de vida de nuestro querido Profesor, piedra angular edificante de la Facultad de Derecho PUCP y un ser humano irrepetible, nos ha fijado metas de gran altura que la comunidad de estudiantes, egresados, profesionales, administrativos y docentes valoran y debemos seguir en nuestras vidas.

Et lux in tenebris lucet.

COMENTARIOS

  • ZEVALLOS CASTILLO , HENRY OMAR dice:

    Hermosas y justas palabras para un ser humano excepcional como fue el Maestro César Delgado Barreto. Tenemos el compromiso de seguir su estela.

  • María Consuelo Barletta Villarán dice:

    Maravilloso ser humano. Invalorable ejemplo para todas las generaciones. Goce de Dios maestro Delgado Barreto.

DEJA UN COMENTARIO