Denuncia a políticos y periodistas: ¿Es una conspiración de sedición?

Derecho penal
viernes 18 de junio del 2021
498 comentario0

Más de 300 ciudadanos interpusieron una denuncia penal a conocidos personajes políticos y televisivos por la supuesta comisión de diversos delitos, entre ellos de conspiración para sedición. ¿En qué consiste dicho delito? ¿Realmente se ha cometido? ¿Cuáles serían las consecuencias penales? Para responder estas incógnitas conversamos con el Mg. Ricardo Elías Puelles, especialista en Derecho Penal y socio fundador del Estudio Elías Puelles, y Jose Arrieta Caro, asociado al área penal en Benites, Vargas & Ugaz y docente del Departamento Académico de Derecho de la PUCP.

Escribe: Celeste Meza

Dentro del inestable contexto político se han dado controversiales declaraciones y comentarios de diferentes personajes políticos y televisivos. Ante este escenario, 300 ciudadanos(as), debidamente representados(as), interpusieron una denuncia penal a diferentes personajes políticos y televisivos por supuestos delitos, entre ellos de conspiración para sedición.

Los personajes que fueron denunciados son Jorge Montoya y José Cueto (congresistas electos por Renovación Popular), el excandidato a la presidencia Rafael López Aliaga y los conductores de televisión, Beto Ortiz y Phillip Butters, así como Enrique Adolfo Luna Victoria Muñoz – gerente general de Willax Televisión –, el representante legal del partido político Renovación Popular y todos(as) contra los(as) que resulten responsables por el delito de conspiración para sedición y otros.

Personajes y sus acciones infractoras

En la denuncia se expresa, respecto a Jorge Montoya, que ha llamado a desconocer -a través de sus redes sociales- el resultado de las elecciones presidenciales. En esa misma línea se denuncia al ex candidato presidencial Rafael López Aliaga y compañía por las siguientes expresiones hechas en un mitin: «El partido político Perú Libre traerían pobreza y miseria al Perú, exclamando ‘muerte a Castillo’, ‘muerte a Cerrón’, ‘muerte al comunismo y a sus representantes’”.

Respecto a Humberto «Beto» Ortiz, se indica en la denuncia que este «hizo un llamado realizar actos de violencia y difusión de información falsa cuando afirmó que el presidente del JNE, Jorge Luis Salas Arenas, era un juez rojo y terrorista». Asimismo, cuando afirmó que «el partido Perú Libre tiene nexos con el terrorismo”, y que “Guillermo Bermejo es terrorista» se expresó en la denuncia.

En cuanto a Phillip Butters, continúa la denuncia presentada, este brindó las siguientes declaraciones: “Ya sabes que Bermejo es terruco, tú ya sabes que si te cruzas en una esquina con Bermejo lo tienes que matar antes que él te mate a ti (…)”. También, en su programa en Willax «ha expresado e incitado públicamente a la ciudadanía a sacar al presidente Francisco Sagasti y tomar el control del gobierno».

Así, la denuncia señala que todos los mencionados han utilizado el partido político de Renovación Popular y el canal de Willax Televisión para cometer el delito de conspiración de sedición.

Pero, ¿realmente estamos ante un delito de conspiración de sedición?

Muchos(as) de los(as) ciudadanos(as) critican la falta de intervención del gobierno ante los diferentes comentarios políticos y periodísticos y han mostrado su abierto rechazo. Pero, ¿realmente estamos frente a un delito? ¿En qué consiste el delito de sedición y conspiración para una rebelión, sedición o motín? ¿Cuáles serían las consecuencias penales? 

Tanto el delito de sedición y conspiración para una rebelión, sedición o motín están regulados en el título XVI nombrado «Delitos contra los poderes del Estado y el orden constitucional» de nuestro Código Penal. Así se encuentran regulado, correspondientemente, de la siguiente manera: 

Artículo 347, «el que, sin desconocer al gobierno legalmente constituido, se alza en armas para impedir que la autoridad ejerza libremente sus funciones o para evitar el cumplimiento de las leyes o resoluciones o impedir las elecciones generales, parlamentarias, regionales o locales, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de diez años» (resaltado es nuestro)

Artículo 349.- «El que toma parte en una conspiración de dos o más personas para cometer delitos de rebelión, sedición o motín, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de la mitad del máximo de la señalada para el delito que se trataba de perpetrar» (resaltado es nuestro)

Como se puede evidenciar, en cuanto a las penas, en el delito de sedición no será mayor a 10 años y, en el caso de conspiración para una rebelión, no será mayor de 5 años. No obstante, según Ricardo Elías Puelles, hay un elemento común entre ambos: el alzarse en armas.

En el caso concreto, todas las declaraciones que han dado los políticos y  periodistas «se podría hablar que hay algún tipo de coordinación para desconocer un eventual gobierno legítimo o evitar que el próximo presidente tome el mando; no obstante, faltaría el elemento común -mencionado anteriormente, esto es, alzarse en armas. Este último entendido como utilizar algún elemento de violencia de por medio”, mencionó.

Sin embargo, según el experto, ello no es óbice para que se pueda dar inicio a una investigación preliminar para analizar y determinar, en esta situación, “si existe algún tipo de coordinación – no solo entre particulares- sino también con militares”. Y en caso de que haya esta coordinación “se tiene que analizar si es que este nivel de coordinación está relacionado con el alzamiento de armas dirigido a impedir o obstruir la toma de poder”, finalizó.

Puede haber algún tipo de coordinación para desconocer un eventual gobierno legítimo o evitar que el próximo presidente tome el mando; no obstante, faltaría el elemento «alzarse en armas».

De la misma manera el Prof. Jose Arrieta Caro expresó que, si bien las declaraciones deben ser censurables -por la crisis política que estamos atravesando-, «ello no implica que sean declaraciones constitutivas de un delito de conspiración para rebelión o sedición, pues se entiende que quien comete este delito se pondrá de acuerdo con terceras personas para lograr un levantamiento en armas». Continuó diciendo: «Este puede estar orientado a variar la forma de gobierno o a impedir que la autoridad ejerza las funciones que correspondan». Es decir, sin el elemento «levantamiento en armas» no se puede considerar un delito de conspiración.

Por último, nos recuerda que si bien los comentarios y declaraciones de los personajes políticos y televisivos son reprochables, «el derecho penal debe ser siempre considerado como la última ratio». Así, solo debe intervenir cuando todos los mecanismos extrapenales se hayan agotado, tales como el derecho administrativo, civil, etc.

Si bien las declaraciones deben ser censurables […] el derecho penal siempre debe ser considerado como la última ratio.

En este caso, por tanto, no estaríamos en el delito de sedición y conspiración para una rebelión, sedición o motín, pues no existe el elemento «alzarse en armas”. Solo a través de una investigación preliminar se podrá determinar si los discursos, comentarios o declaraciones dadas por estos personajes políticos y periodísticos corresponde a un nivel de coordinación armado dirigido a impedir u obstruir la toma de poder.

Aquí puedes leer la denuncia penal

DEJA UN COMENTARIO