Heber Joel Campos: «La reforma de la bicameralidad debería ser consultada en referéndum»

Derecho constitucional
martes 14 de junio del 2022
145 comentario0

La Comisión de Constitución y Reglamento del Congreso recientemente ha aprobado un dictamen en que se modifican diversos artículos de la Constitución para reinstituir el sistema bicameral, creándose una cámara de diputados y otra de senadores. Este dictamen, que será votado por el Pleno del Congreso, ha despertado el interés de la doctrina especializada y ha generado diversas opiniones entre los y las expertas.

Al respecto, Heber Joel Campos, profesor auxiliar PUCP, considera que un sistema bicameral sí le vendría bien a nuestro país, no sólo debido a su tradición político-constitucional, sino también porque contribuiría con la mejora de la calidad de las leyes y permitiría un aumento de la cantidad de representantes.

El experto considera que instaurar la bicameralidad no implica una reforma total:

Una reforma como la incorporación de la bicameralidad, formalmente, no implica un cambio de Constitución y, materialmente, no atenta contra ningún rasgo de identidad en nuestra carta fundamental vigente. Nos encontramos frente a una reforma ambiciosa, exigente, pero, en términos jurídicos, no significa una reforma total.

Nótese que esto es un asunto importante dado que otros especialistas, como es el caso de Luciano López, consideran que pasar de un modelo unicameral a bicameral sí se trataría de un cambio estructural y que, por lo tanto, sería una «Constitución nueva» y estaría sujeto necesariamente a aprobación por referéndum, según lo indicado por la STC 0014-2002-AI/TC (fundamentos 122 ss.).

Campos destaca aspectos positivos y negativos del dictamen aprobado por la Comisión de Constitución. Entre los primeros se encuentran la propia creación de la cámara de senadores, lo cual traería una solución al problema de subrepresentación que, a su juicio, existe en el Perú. También destaca la optimización del trabajo legislativo dado que las cámaras de diputados y de senadores no son «cámaras espejo» (es decir, que hacen lo mismo) y, asimismo, la mejora de la deliberación en el trámite legislativo.

De otro lado, entre los aspectos negativos, el profesor Campos señala que la Comisión de Constitución y Reglamento, para la aprobación del dictamen, no consideró la opinión de los organismos electorales, de los expertos, de los partidos políticos ni tampoco de sus dirigentes. Si así se hubiese hecho, el proyecto contaría con una mayor legitimidad.

De otro lado, en caso que el Pleno del Congreso apruebe el proyecto, un tema que ha despertado particular atención es si se requerirá un referéndum para la aprobación final del proyecto de reforma constitucional. Al respecto, el especialista señala que, jurídicamente, no sería necesario tal consulta, bastando para ello que se cumpla con cualquiera de los dos caminos que establece el artículo 206 de la Constitución: la aprobación del proyecto en dos legislaturas ordinarias consecutivas con dos tercios del número legal de congresistas (87 votos o más); o la aprobación del proyecto con el voto favorable de al menos 66 congresistas (la mitad del número legal) sumado a un referéndum.

No obstante, a nivel político, el especialista tiene una opinión sobre cómo debería encaminarse esta reforma:

Lo ideal sería que esta reforma cuente con el respaldo de los ciudadanos por vía de una consulta popular de referéndum (…). En 2018 (…) a través de un referéndum, los peruanos dijimos que no estábamos de acuerdo con el retorno a la bicameralidad. Honrando ese antecedente, bien podríamos buscar aprobar esta medida a través de un referéndum que le permita a la gente reflexionar sobre esa respuesta que dio antes.

DEJA UN COMENTARIO