Reuniones sociales o familiares: ¿Qué delitos se cometen?

Derecho penal
viernes 29 de enero del 2021
478 comentario0

La responsabilidad penal de las personas que realizan y/o asisten a una “reunión social” durante el estado de emergencia sanitaria. ¿Cómo se puede probar que el infractor tenía conocimiento de su contagio? Para ello, conversamos con Enrique Sotomayor, docente de la Facultad de Derecho de la PUCP y especialista en razonamiento probatorio, para obtener sus impresiones sobre cómo se prueba que una persona contagia “a sabiendas” de que tiene COVID-19.

Fuente: Laley.pe

Escribe: Celeste Meza

Tras la segunda ola del COVID-19 y la grave situación de nuestro país, el gobierno ha decretado, el día 27 de enero del 2021, la prórroga del Estado de Emergencia Nacional hasta el 28 febrero del 2021 (Decreto Supremo Nº 008-2021-PCM). En este decreto ha hecho énfasis en el nivel de alerta de cada departamento, en la inmovilización social obligatoria de las personas, la prohibición de usos particulares, entre otros.

Asimismo, se resalta la continuación de la suspensión de reuniones y concentraciones de personas, pues el control de las autoridades a fin de evitar un mayor contagio se hace cada vez más necesaria. En ese sentido, la ciudadanía debe ser consciente que, además de faltas administrativas, podría incurrir en responsabilidad penal si es que se realiza o se asiste a una reunión social durante esta emergencia sanitaria. Las consecuencias, inclusive, serán diferentes si es que el que organiza o asiste a una reunión está infectado o no con COVID-19 y, además, si es que sabe que lo está.

Veamos qué dice nuestro Código Penal.

Se atribuye este tipo penal ya que nos encontramos ante una pandemia que ha sido declarada expresamente por la autoridad competente y, con base en ella, se han dispuesto medidas prohibitivas respecto a las reuniones sociales.

En este caso el sujeto sabe que tiene el virus y aun así realiza o asiste a la reunión, pudiendo propagar la enfermedad a otras personas asistentes.

 ¿Cómo es posible probar que el(la) infractor(a) efectivamente sabía que estaba contagiado de Covid-19?

Para responder esta pregunta consultamos al Profesor Enrique Sotomayor, docente de la Facultad de Derecho de la PUCP. De acuerdo con el especialista en razonamiento probatorio, “para poder probar que alguien sabía S (siendo S, en este caso, que estaba contagiado de Covid-19 y que, por ende, podía propagar la enfermedad) tendríamos que poder ingresar de alguna forma a sus estados mentales. Desde luego, existen formas indirectas en que las personas expresan sus conocimientos o creencias, como cuando decimos que ‘Y está enamorado de Z’ porque se pone nervioso ante la presencia de Z, se ruboriza cuando esta persona le habla, entre otras manifestaciones comúnmente asociadas al enamoramiento. Lo que hacemos en estos casos es acceder indirectamente a, lo que creemos, son los estados mentales de otra persona. Y lo hacemos a través de rasgos o comportamientos que usualmente se asocian al fenómeno que queremos imputar a alguien (en este caso, el estar enamorado de alguien).

Según Sotomayor, la prueba de los estados mentales es muy compleja e inclusive hasta podría llegar a ser imposible. Sin embargo, el artículo 279 del Código Penal emplea el término “a sabiendas”. ¿Cómo hacer entonces? “El Derecho recurre a medios indirectos que nos permiten inferir que alguien podría saber algo. La disposición penal dice que ‘el que, a sabiendas, propaga una enfermedad peligrosa o contagiosa para la salud de las personas (…)’. Aquí el sujeto activo, para ser penalmente responsable, debería saber (1) que está contagiado o que es portador de una enfermedad, (2) que esta es peligrosa, o (3) que es contagiosa. Cada uno de estos elementos requeriría ser probado”.

De acuerdo con Sotomayor, para probar esos tres elementos se puede emplear cualquiera de los medios probatorios usuales para probar un hecho cualquiera. O sea, se podría recurrir a testimonios, documentos o pericias. En efecto, “podríamos decir que X sabía que estaba contagiado porque (1) un amigo o familiar lo escuchó decir que se había hecho una prueba viral cuyo resultado era positivo sobre la presencia del virus, o (2) porque se encontró el documento donde aparecen los resultados de esta prueba”.

Pero no todo sencillo. El especialista advierte que “el primer caso es problemático pues esta es una prueba de oídas y no tenemos a la vista el documento que corrobora la afirmación de X. Lo que se prueba, en sentido estricto, es que ‘X dijo que se había hecho una prueba que salió positiva’”. Por ello, podría darse el caso que X nos desea jugar una broma pesada o llamar la atención. Esto muestra, según Sotomayor, que la probanza de estados mentales es complicada y debería realizarse empleando medios probatorios en paralelo, algunos de los cuales corroboran lo que se puede inferir de otros.

Finalmente, Sotomayor no da un ejemplo de cuándo razonablemente estaría probado que una persona contagió a sabiendas: “Si X reconoce haber conversado con un grupo de amigos a quienes les dijo que se había realizado una prueba, que esta daba un resultado positivo para la presencia del virus, y, además, encontramos el documento donde constan los resultados, podremos inferir razonablemente que X sí sabía que podía sabía que tenía la enfermedad. No obstante, recordemos que el tipo penal exige que el conocimiento también se extienda a que esta enfermedad sea peligrosa o contagiosa para la salud de las personas. En este caso, medios probatorios nuevos deberían acreditar este nivel de conocimiento. Aquí nuevamente nos enfrentamos a nuevos problemas sobre la probanza de estados mentales y creencias”, afirmó.

EL DATO:

¿Cuál es la diferencia entre el Estado de Emergencia y el Estado Sanitaria?

Recientemente, el Decreto Supremo Nª 031-2020-SA, de fecha 27 de noviembre del 2020, ordenó la prórroga de emergencia sanitaria hasta el 7 de marzo del 2021; mientras meses después, el Decreto Supremo Nº 008-2021-PCM, de fecha 27 de enero del 2021, dispuso prorrogar el Estado de Emergencia Nacional hasta el 28 de febrero del 2020. 

DEJA UN COMENTARIO