Entrevista a Paola Monroy: Nuestra egresada de éxito

Nota de prensa
07/08/2020

Entrevistamos a Paola Monroy Riva, egresada de nuestra Facultad, licenciada en Psicología Clínica y actualmente psicoterapeuta clínica en Sentido.

Ella nos cuenta que ingresó a trabajar en Sentido hace más de un año. Su interés por laborar en esta organización se debió a una experiencia personal y su búsqueda de aportar con sus conocimientos a la sociedad.

“Yo soy terapeuta conductivo conductual. Como parte de mi formación como suicidóloga, el centro nos formó como terapeutas trascendentes relacionales que es un enfoque creado para pacientes en riesgo suicida. Yo creo también que no solo debemos quedarnos en la práctica clínica, sino también llevarlo a pasos anteriores porque nuestro trabajo es de prevención”, menciona Paola.

Sentido es el primer centro peruano de Suicidología y prevención del suicidio pero también atienden distintos tipos de problemas psicológicos que afectan a las personas que podrían o no estar relacionados al suicidio, tales como: depresión, ansiedad, trastornos de personalidad, de alimentación, entre otros.

“Sentido es una organización que tiene cerca de dos años, somos relativamente nuevos.  A comparación de otros centros, no solo  trabajamos con pacientes en riesgo suicida a nivel clínico, sino que también intentamos aportar con programas de prevención más enfocados a Salud Pública”, cuenta Paola.

Paola nos cuenta que en Sentido trabajan de dos formas: realizando consultorías para organizaciones o entidades que requieran un plan de prevención de suicidio para una población específica y por otro lado, brindan tratamientos psicológicos a pacientes con conductas o pensamientos suicidas.

“El staff del centro lo componen suicidólogos con formaciones en diversas escuelas de psicoterapia. Por ejemplo, contamos con un programa de talleres propios de la terapia dialéctica conductual. Estos talleres sirven para brindar a los pacientes más habilidades de gestión y regulación emocional. Además, trabajamos con personas que han perdido a un ser querido por suicidio. En suicidología los conocemos como sobrevivientes a  pérdida por suicidio. En ese sentido, tenemos como otro de nuestros servicios al Grupo de Apoyo en el Duelo por suicidio. Es un grupo de ayuda gratuito que se reúne una vez al mes donde los sobrevivientes pueden compartir sus experiencias de duelo sin ser juzgados.”

“He trabajado en otros centros pero la población que acude a Sentido es más específica, por lo que nuestros protocolos deben ser más especializados al riesgo suicida. La ayuda es directo al clavo, al riesgo. Según el caso, nosotros trabajamos con la familia, designamos a una persona y la entrenamos para que sea el apoyo para el paciente en momentos de crisis o solicitamos derivaciones a otros profesionales para tener un enfoque multidiscipinario”, nos cuenta Paola.

Paola nos indica que existen dos teorías sobre las posibles causas de suicidio. La teoría que explica la mayoría de los casos de riesgo suicida revela que una persona puede desarrollar ideaciones, comunicaciones o conductas suicidas a lo largo de su vida por múltiples factores (ambientales, problemas de pareja, bullying, por algún trastorno que podría ser heredado o desarrollado, dolencias físicas crónicas, etc). El riesgo puede subir, bajar o inclusive desaparecer y esta dinámica hace más visible algunas conductas que ayuden a las personas de su entorno a identificar el riesgo. Y la otra teoría indica que, el suicidio también podría deberse a un acto impulsivo en donde aparentemente no haya existido un historial previo.

Ella narra que usualmente hay signos de alarma, señales de alerta que dan a conocer que una persona no la está pasando bien y que está situación podría desencadenar un suicidio.

Paola menciona que, el aislamiento social va a afectar a las personas según cada caso. Para  algunos podría favorecerles ya que su familia puede hacer un monitoreo contante y porque no se exponen a factores de riesgo externos a su hogar como bullying. Sin embargo, esta situación podría afectar enormemente a las personas que están pasando por un contexto de violencia familiar, se encuentran solas, no pueden satisfacer sus necesidades básicas y sobre todo, a personas que tengan acceso a armas, ya que estas podrían ser utilizadas para dañarse.

“Creo que se le da muy poca importancia a la prevención del suicidio en el Perú. Actualmente, se le está brindando más importancia a la manejo del Covid-19, por obvias razones.  Pero a nivel estructural, yo creo que no hay tantas políticas que velen por la salud mental. Recién se está empezando a mover el panorama. Si ponemos en una escala o una jerarquía a las problemáticas que generan más muertes al año, usualmente se brinda más prioridad a las problemáticas con mayor tasa de mortalidad. Y como la salud mental no es prioridad, las personas pueden pasar años sin pedir ayuda”

“Hay más de 800,000 muertes por suicidio al año y se estima que estás cifras tendrán un alza a raíz del COVID-19”

“Como psicóloga, mi trabajo está muy limitado al consultorio. Aunque me gusta ser psicoterapeuta, yo recién puedo trabajar con la persona cuando esta entra al consultorio. Sin embargo, tú y yo sabemos que no toda la población tiene la predisposición de acudir a un psicólogo. Entonces, sí necesitamos de políticas públicas o programas que psicoeduquen a la población en general. Es un problema que ya estamos viviendo y lo vamos a ver con mayor intensidad después de la pandemia. Y en el ámbito clínico, el apoyo entre colegas psicólogos siempre fue y seguirá siendo necesario, especialmente ahora”, finaliza Paola.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

UBICACIÓN Y CONTACTO

Av. Universitaria 1801, San Miguel
Lima 32, Perú

Teléfono: (+511) 626-2000 anexo 4560, 4561, 4702, 4586 (Decanato)

© Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados