Sobre la carrera

La profesora Patricia Ames, Directora de la especialidad, nos explica de qué trata la carrera de Antropología, información general sobre la malla curricular y quiénes son sus apoyos en la coordinación de la especialidad.

¿Qué estudia la Antropología?

La Antropología analiza las culturas y las sociedades humanas en su diversidad,
sus complejas y múltiples formas de organización así como sus tensiones y
conflictos. En ese sentido, analiza cómo la cultura y las relaciones sociales que
supone nos construyen como seres humanos.

Perfil del egresado

El profesional egresado de la carrera de antropología estará en capacidad de:

  • Ser un profesional especialista en la interpretación y reflexión crítica de los procesos que afectan a las sociedades humanas.
  • Analizar los problemas de la diferencia y la diversidad cultural
    engarzados en procesos económicos y políticos y estudiar los procesos
    de encuentro e interacción social.
  • Atender problemáticas vinculadas con la etnicidad, el género, el medio ambiente, la economía, la política, la religión, la educación, la salud, los medios de comunicación y los conflictos sociales, entre otros.
  • Realizar análisis a profundidad a través de un amplio abanico de métodos y técnicas principalmente cualitativas articuladas por el trabajo de campo etnográfico que supone la convivencia y el diálogo con las personas involucradas en la investigación.
  • En el marco de procesos globales y transformación tecnológica, aplicar
    herramientas digitales que permiten la investigación a distancia y en
    entornos virtuales.

Prácticas de campo

Durante su formación, los estudiantes de antropología desarrollan prácticas de campo, eventualmente en el desarrollo de algunos cursos y obligatoriamente en el tercer y quinto ciclos en la especialidad. Las prácticas son dirigidas por un profesor responsable.

¿Por qué estudiar Antropología?

La formación en antropología tiene especial relevancia en un país pluricultural como el Perú. Por su herencia prehispánica y colonial, y el contexto contemporáneo de intensos flujos migratorios, financieros, comerciales y de contenidos culturales, la sociedad peruana exhibe una gran diversidad cultural y social no siempre bien comprendidas.

Conceptos como etnicidad, cultura, identidad o indigeneidad son usados cada vez con más frecuencia y forman parte de un vocabulario políticamente correcto de uso global. Sin embargo, su repetición acrítica debilita sus sentidos y distrae de la reflexión sobre los mismos; es decir, desde dónde, por qué y para quién estos conceptos están siendo elaborados y disputados.

Es tarea de la antropología analizar críticamente la circulación de estos y otros conceptos centrales visibilizando formas de instrumentalización, esencialización y exotización de la cultura, parte importante de la construcción de las sociedades contemporáneas.